blog

¿Has oído hablar de las 7R?

7R

Bajo la premisa de que un producto debe ser usado el mayor tiempo posible para evitar comprar uno nuevo, entendemos que cuanto más lo conservemos mayor protección tendrá el medioambiente ¡Qué tanta falta le hace!

¿Qué son las 7R?

Tal vez sea un término con el que no estés muy familiarizado, así que empecemos por el inicio. ¿Recuerdas la famosa regla de las 3R (reducir, reutilizar y reciclar)? Esta iniciativa se presentó en el año 2004 en la Cumbre G8 por parte de la agrupación Greenpeace y del primer ministro de Japón. Esto con el fin de promover una reducción en los residuos urbanos, así como fomentar hábitos responsables y sostenibles para cuidar y proteger nuestro planeta.

Se trató de una gran propuesta, de realizar pequeños cambios que tuvieran gran repercusión. Sin embargo, no son suficientes, por lo que se añadieron otras iniciativas más, que se convirtieron en las 7R. Las siete R son las siglas de rediseñar, reducir, reutilizar, reparar, renovar, recuperar y reciclar. En su conjunto, forman una iniciativa más integral por medio de la cual todas las personas podemos preservar el medio ambiente y, al mismo tiempo, fomentar la economía circular. Esta última se refiere a la gestión de recursos, reutilización y reciclaje de productos cotidianos con el fin de alargar su vida útil y evitar la contaminación y el derroche.

¿Cuál es el objetivo de las 7R?

Para alargar la vida de nuestro producto, hay que seguir unos pasos muy importantes:

1. RECICLAR

Intentemos utilizar el producto en más ocasiones aunque no sea de la misma forma. Volver a usar papel, plástico, vidrio o incluso ropa… Además, separa los desechos de acuerdo a su tipo (orgánicos, inorgánicos, vidrio, papel, cartón, etc.) para disponerlos en el punto verde correspondiente.

2. REDISEÑAR

En este caso se llama a las empresas a crear elementos de consumo que tengan un diseño sostenible. Esto es, que fabriquen o diseñen artículos o productos en consideración al impacto que tendrán en el planeta, sobre todo al final de su vida útil. Por ejemplo, con materiales biodegradables o respetuosos del medio ambiente. Hay que buscar el equilibrio entre la funcionalidad y el cuidado por el medioambiente.

3. REDUCIR

En nuestra sociedad actual consumimos en demasía y rápidamente, al tiempo que generamos gran cantidad de residuos. Un buen comienzo sería la contención en el consumo de productos de usar y tirar. Por ejemplo, la disminución del uso de bolsas de plástico, mantener la calefacción o aire acondicionado a cierto rango de temperatura (reducción del consumo energético), no desperdiciar agua, aprovechar la luz solar. Todas ellas son pequeñas acciones que todos podemos realizar y con ellas, ayudar.

«NO ES MÁS ECOLÓGICO EL QUE MÁS RECICLA SINO EL QUE MENOS USA»

4. REUTILIZAR

Vuelve a usar un producto para alargarle de esta forma su vida útil. Debemos cambiar la mentalidad, por ejemplo, el agua que usamos para lavar las verduras puede usarse luego para regar las plantas. Pero hay muchas más, como transformar ropa vieja en bolsos, utilizar bolsas de compra de tela, realizar manualidades con objetos de desecho, usar los botes de cristal para guardar conservas u otros alimentos. Incluso el compostaje de los desechos de frutas, verduras y restos de alimentos, es otra forma de reutilizar.

 

5. REPARAR

Si algo deja de funcionar y necesita reparación, repararlo siempre que sea posible claro, esto siempre es una alternativa sostenible. Esto lo habíamos hecho por generaciones, y ahora hemos dejado de hacerlo, ocasionando que lo tiremos y compremos un artículo nuevo, generando los problemas que hemos mencionado. Reparar y volver a utilizar, incluso puede ser mucho más económico que gastar en un producto nuevo.

6. RENOVAR

Principalmente consiste en actualizar esos objetos que han quedado obsoletos con el fin de darles un nuevo uso. Sí, tal vez la vieja consola de la abuela no servirá más, pero puede ser un estupendo mueble vintage para tu hogar. Solo será necesario realizar algunos pequeños arreglos y así darle un nuevo uso, perspectiva y utilidad. De esta forma ahorras en todo el proceso que se tuvo que hacer para que llegara a ti, además de evitar la generación de residuos que van a dar a los vertederos.

7. RECUPERAR

Aquí hablaremos de todos esos productos que llevamos un tiempo sin utilizar. Puede que nos sirvan a lo largo del tiempo y de esta forma también alargaremos su vida útil. De esta forma, es posible reintroducirlos como materia prima y así crear un producto totalmente nuevo. Así como hacemos en CMPlastik, por ejemplo, con las tapas de botellas que transformamos en sillas, bancas y muchos artículos más.

¿Qué beneficios tiene aplicar las 7R?

Para empezar, con las 7R se logra una propuesta integral y completa que apuesta por la economía circular, que es un ganar-ganar. Menos generación de residuos, menos utilización de materia prima, menos gasto, mayor aprovechamiento de los recursos, prolongar la vida útil de los artículos. Todas ellas son algunas de las ventajas de aplicar las 7R. Al aprovechar los recursos, reducimos de manera importante el impacto ambiental a nivel global.

Sin importar la edad que tengamos, todos podemos contribuir a conformar una sociedad sostenible y responsable con el medio ambiente. No agotaremos los recursos naturales, evitaremos la extinción de especies, frenaremos el cambio climático y otros problemas ambientales. Y no solo eso, sino que promovemos un consumo sostenible, beneficiamos la economía local y se generan nuevos empleos.

CONCLUSIÓN –> ALARGAR LA VIDA ÚTIL DE UN PRODUCTO EL MAYOR TIEMPO POSIBLE

Related Posts