¿Has oído hablar de las 7R?

7r

¿Has oído hablar de las 7R? 

Bajo la premisa de que un producto debe ser usado el mayor tiempo posible para evitar comprar uno nuevo, entendemos que cuanto más lo conservemos mayor protección tendrá el medioambiente ¡Qué tanta falta le hace!

Para alargar la vida de nuestro producto, hay que seguir unos pasos muy importantes:

1. RECICLAR

Intentemos utilizar el producto en más ocasiones aunque no sea de la misma forma. Volver a usar papel, plástico, vidrio o incluso ropa…

2. REDISEÑAR

En este caso se llama a las empresas a crear elementos de consumo que tengan un diseño sostenible. Hay que buscar el equilibrio entre la funcionalidad y el cuidado por el medioambiente.

3. REDUCIR

Un buen comienzo sería la contención en el consumo de productos de usar y tirar. Por ejemplo, la disminución del uso de bolsas de plástico.

«NO ES MÁS ECOLÓGICO EL QUE MÁS RECICLA SINO EL QUE MENOS USA»

4. REUTILIZAR

Vuelve a usar un producto para alargarle de esta forma su vida útil. Debemos cambiar la mentalidad, por ejemplo, el agua que usamos para lavar las verduras puede usarse luego para regar las plantas 😉

5. REPARAR

Si algo deja de funcionar y necesita reparación, repararlo siempre que sea posible claro, esto siempre es una alternativa sostenible.

6. RENOVAR

Principalmente consiste en actualizar esos objetos que han quedado obsoletos con el fin de darles un nuevo uso.

7. RECUPERAR

Aquí hablaremos de todos esos productos que llevamos un tiempo sin utilizar. Puede que nos sirvan a lo largo del tiempo y de esta forma también alargaremos su vida útil.

 

CONCLUSIÓN –> ALARGAR LA VIDA ÚTIL DE UN PRODUCTO EL MAYOR TIEMPO POSIBLE