blog

Recomendaciones para reducir la huella de carbono

Recomendaciones para reducir la huella de carbono

La huella de carbono es una medición de la cantidad de carbono emanada al ambiente. Esta huella puede ser de un ser vivo o también de una actividad, así como de una compañía cuya acción libera CO2 en la atmósfera. Se trata de un concepto relativamente reciente, el cual nace a raíz del interés por minimizar el impacto ambiental.

En CMPlastik damos a las empresas las recomendaciones para reducir la huella de carbono. Esto lo hacemos porque nuestro modelo de empresa se basa en la economía circular, así como aconsejando el uso de energías poco contaminantes. Igualmente, con el desarrollo de actividades donde el carbono no esté presente ni como materia prima o material residual.

¿Cómo se puede minimizar la huella de carbono?

Hay muchas maneras de lograrlo. Lo importante es tener siempre conciencia de lo que se hace. Saber que todo lo realizado puede tener un impacto ambiente. En el caso del CO2, ocurre que suele ser el resultado de procesos de combustión. No obstante, también puede emanarse por degradación de ciertos desechos liberados al ambiente.

Las empresas que preguntan por recomendaciones para reducir la huella de carbono es porque están decididas a implamtar la economía circular de forma directa o indirecta. También, cambiando su manera de usar los recursos o procurando generar menos contaminación. Algunos tips y recomendaciones para reducir la huella de carbono más importantes son las siguientes:

  • No emplear bolsas plásticas, sino de tela o de papel.
  • Tener contenedores de reciclaje en los procesos de producción.
  • Evitar al máximo la conducción, sobre todo si se trata de vehículo que usan gasolina.
  • Ajustar el termostato de los equipos de aire acondicionado, ya que por cada grado térmico se ahorra un 5% de electricidad.
  • Usar bombillas de bajo consumo en las instalaciones.
  • Reducir el uso de aparatos y herramientas eléctricas, prefiriendo las manuales.
  • Mantener desconectados los equipos eléctricos cuando no se usen.
  • Evitar procesos que impliquen combustión y liberación masiva de CO2 al ambiente.
  • Cuidar el exceso de liberación del metano (CH4), el cual surge por descomposición anaeróbica de las plantas. El metano es más fuerte que el carbono, por lo que daña bastante la capa de ozono.
  • No usar clorofluorocarbonos. Estos son los gases empleados para refrigerantes o los aerosoles.

Finalmente, se necesita de una educación ambiental para entender los procesos de liberación de carbono. Solo de esa manera, se minimiza efectivamente la liberación de esta sustancia. En CMplastik ofrecemos servicios de consultoría y damos formación a los empleados de una empresa respecto a este tema. Nos encargamos de crear conciencia ambiental en el equipo de trabajo. ¡Contacta con nosotros sin compromiso!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *