blog

Residuo cero

Residuo cero

Durante los últimos años ha surgido el concepto “residuo cero”, o como se le conoce en inglés “zero waste”. Se trata de un movimiento que busca un cambio de paradigma en nuestros hábitos de consumo. Es verdad que nuestra sociedad y economía dependen de lo que se produce y comercializa, pero debemos aprender a que no es necesario generar tanta basura. Esto es, que cada artículo que adquirimos viene en un embalaje de un solo uso… que será desechado de inmediato.

¿A qué se refiere el término residuo cero?

Contrario a lo que podría pensarse, no necesariamente significa que no se genere ningún tipo de residuos o desechos. Más bien el concepto aspira a la reutilización de esos productos que han llegado al final de su vida útil y no terminen en un vertedero. Es verdad que el reciclaje tiene una enorme utilidad, sobre todo para alargar la vida de un producto. Pero también hay otras medidas a considerar.

Por ejemplo, la utilización de materiales biodegradables, sobre todo en embalajes y envases, para que, al desechar ese producto, cause el menor daño ambiental posible. (Y se degrade en menos tiempo, esto es, pasar de décadas o siglos, a muy pocos meses o semanas). El concepto zero waste busca conservar los recursos de manera responsable, en cuanto a producción, consumo, reutilización y recuperación responsable de embalajes y materiales.

Esta recuperación responsable se traduce en no causar daño ni a la salud, ni al medio ambiente. Y si bien estos principios parecieran estar enfocados en las industrias, como consumidores tenemos gran responsabilidad. Debido a que podemos elegir, entre la gran oferta que hay, aquellos productos provenientes de fabricantes que repliquen el modelo de residuo cero.

¿Qué medidas son necesarias para llegar al zero waste?

El reciclaje y el compostaje son pilares importantes para lograr esta meta. También lo son el tipo de materiales biodegradables utilizados, de forma que se minimice el impacto ambiental y se cuiden los recursos naturales. El uso de las 5R es fundamental: Rechazar lo que no se necesita, Reducir lo que sí se necesita, Reutilizar los materiales, envoltorios y envases (y consumir productos de segunda mano), Reciclar y ‘Rot’, vocablo inglés referente al compostaje.

CMPlastik: conviértete en residuo cero

Según cifras del Banco Mundial, en el 2016 las ciudades generaron dos mil millones de toneladas de residuos sólidos. Para el 2050, de seguir así, serán más de tres mil millones de toneladas. Esto significa que el planeta no puede esperar más, así que todos debemos tomar las medidas necesarias, tanto en el hogar como en las empresas. Por eso en CMPlastik ofrecemos la opción de ayudarte a ser residuo cero.

Ya seas un colegio, instituto, empresa o incluso particular, puedes practicar la economía circular. La economía circular se refiere a dar un nuevo uso a aquellos productos o materiales que han llegado al final de su vida útil, sobre todo el plástico, que es de los más difíciles.

En nuestra empresa damos nuevos usos, una y otra vez, a este tipo de residuos, como es el caso de los tapones de plástico. Los procesamos y convertimos en artículos útiles como bancas. Contáctanos rellenando el formulario de nuestra web. Estamos en Valencia y puedes llamarnos al Tel 96 062 74 56691 35 53 19 o escribir a info@cmplastik.com

Back to list

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.