blog

Sostenibilidad en las empresas

Sostenibilidad en las empresas

Las empresas son uno principales factores contaminantes y mantienen una responsabilidad directa y notable en la aceleración del cambio climático. Como año tras año insiste en remarcar Naciones Unidas, urge acometer un cambio profundo en nuestros hábitos tanto de consumo como productivos, a nivel particular y, especialmente, empresarial.  

La implantación de un modelo de gestión y producción para las empresas más sostenible y respetuoso con el medio ambiente, más allá de una obligación moral para preservar la salud de nuestro planeta y el futuro de las generaciones venideras, se presenta como una oportunidad inmejorable para el crecimiento económico. Todas las compañías que no sumen, más pronto que tarde, al compromiso de impulsar un mundo más sostenible están condenadas a la desaparición. 

El futuro de las empresas será sostenible o no será   

L la pandemia ha acelerado la puesta en marcha de un modelo de reactivación económico basado en la sostenibilidad. En poco más de un año, el cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad de las empresas ha pasado a ocupar un lugar preminente en la agenda de los equipos ejecutivos y directivos. Esta nueva realidad responde tanto a factores morales como a los nuevos hábitos de consumo. Estudios recientes aseguran que cerca de un 70% de los compradores tienen en cuenta aspectos relacionados con el respeto al medio ambiente por parte de las empresas a la hora de adquirir sus productos o servicios. 

Antes del COVID-19, lo más importante para el devenir de una empresa era cumplir con los estándares de calidad y acelerar la digitalización. Ahora a estos dos factores clave se han sumado aspectos sociológicos que tienen que ver con la salud, la seguridad, la comunicación, la confianza y la ética empresarial. Es decir, ya no importa sólo qué hacemos, sino también cómo lo hacemos, cómo impactamos en el entorno y cómo actuamos para conseguir esos resultados empresariales. 

Las grandes corporaciones, las pequeñas empresas y los entes públicos, en especial los ayuntamientos, están en la obligación de impulsar el cambio hacía una economía circular y abandonar el obsoleto modelo lineal, basado en producir a estajo, usar y tirar. 

Las empresas que desarrollen con rigor una política comprometida con el medioambiente van a encontrar multitud de ventajas competitivas. Al llevar a cabo una gestión responsable de los recursos -tratando de aprovechar los más cercanos-, se consigue ahorrar costes, garantizar la viabilidad del proyecto empresarial y se proyecta al exterior una visión muy positiva de la corporación. Reciclar y reutilizar los materiales propios de su actividad, economizar el gasto energético, implementar los principios de la economía circular y gestionar ecológicamente los transportes son la clave del éxito. 

Planes para la sostenibilidad empresarial   

Un buen plan para la sostenibilidad empresarial implica una gestión más eficiente de los recursos y redunda en beneficio para la empresa, el medioambiente y la sociedad. Esta triple repercusión es muy apreciada por los ayuntamientos y entes gubernamentales más proactivos, que no escatiman en recursos a la hora de implementar planes de desarrollo sostenible que mejoren su imagen frente a la ciudanía y contribuyan a crear espacios de convivencia más ecológicos y saludables. 

Todo ayuntamiento que se precie en pensar en el bienestar de su comunidad presenta entre sus prioridades la de poner en marcha toda una batería de acciones encaminadas a ayudar a frenar el impacto del cambio climático en el planeta. 

 En el futuro inmediato solo las corporaciones que aporten valor social, económico y medio ambiental tienen garantizada la prosperidad económica. El momento de pasar a la acción es ya. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *